Soy Jaime Parada Hoyl

Crecí en Santiago, en una familia donde la lectura estuvo muy presente. Tal vez por eso, decidí estudiar Licenciatura en Historia, carrera de la que me gradué con el primer lugar de mi generación.

Mientras me hacía adulto, me di cuenta que había sido privilegiado: siendo una persona homosexual, puede desenvolverme con relativa libertad, pasé por la universidad exitosamente y mi vida profesional se desarrollaba sin percances. Sin embargo, surgieron en mí cuestionamientos profundos sobre realidades distintas a la mía, especialmente sobre qué significa ser una persona homosexual, o trans, en condiciones de precariedad social. También, sobre qué podía hacer yo para mejorar la vida de otros que nacieron sin privilegios. Así me hice activista por los derechos de las personas LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y trans) y cambié de vida.

Hacerme activista me permitió mirar el mundo desde una perspectiva diferente. El brutal asesinato de Daniel Zamudio -de cuya familia fui vocero durante toda su agonía-, me hizo ver que se podía hacer más. Fue así que colaboré activamente en la aprobación de la Ley antidiscriminación y luego me involucré en proyectos como el de Unión Civil, matrimonio igualitario, penalización de la incitación al odio, entre otros. También escribí libros sobre la materia (Yo, gay y Salir del Clóset: todo lo que hay que saber) y visité una cantidad importante de países hablando de diversidad sexual.

Por el activismo entré en política. Convencido de que las personas LGBTI debemos ocupar todos los espacios sociales que nos habían sido negados, decidí postularme a concejal por Providencia en 2012. Así, me convertí en el primer hombre abiertamente gay en ser electo en un cargo de elección popular en Chile y ejercí por dos períodos. Renuncié en noviembre de 2020 para estar aquí, buscando redactar una Constitución justa, igualitaria y profundamente democrática.

 

GALERIA DE IMAGENES